Advertisement

Etiqueta Negra

SOY EL MÁS GRANDE,
SOY EL MÁS HERMOSO

EL BANCO DE LA PLAZA

¿Quiénes somos cuando nos sentamos en una banca?

Un portafolio de César Arféliz

Ver portafolio

El banco de una plaza es un escenario donde ocurren dramas minúsculos. Un señor con pijama que lee todas las mañanas una revista. Un portero de seguridad que vierte talco dentro de sus zapatos antes de ir al trabajo. Dos abuelos que toman mate y discuten mientras juegan póker. Vagabundos descalzos que fuman y se rascan la barriga. Chicos con guitarra que cantan con los ojos cerrados. Parejas que se sientan a besarse y a compartir un sándwich a la hora del almuerzo. Señoras que cambian los pañales de sus bebés. Empleados del correo que duermen la siesta de la tarde. Policías que leen el diario hasta que una paloma les caga encima. Desde 2007, el fotógrafo César Arféliz ha registrado este espectáculo cotidiano que sucede sobre una banca de madera ubicada frente al edificio gubernamental donde él trabaja. En sus ratos libres o mientras esperaba los actos oficiales a los que debía ir, Arféliz salía a un balcón que mira a la Plaza San Martín de Rosario, Argentina, para registrar escenas que, con los años, formarían un álbum de retratos a desconocidos. El fotógrafo Arféliz jamás se sentó en esa banca ni conoce a los personajes que aparecen en las más de dos mil fotos que coleccionó. «El banco es este objeto banal que, casi milagrosamente, captura algo de lo que somos», escribió el teórico del paisaje Michael Jakob en su libro LA POÉTICA DEL BANCO. Frente al banco de una plaza, más que un fisgón, el fotógrafo es testigo de una performance, una especie de puesta en escena, con personajes que llegan y desaparecen. Una anciana que teje junto a sus bolsas del mercado. Mochileros cansados que roncan con la cabeza apoyada en sus mochilas. Un corredor que se agarra la panza como verificando que necesita hacer más ejercicio. Niños que hacen música con sus tambores a cambio de unos centavos. Un hombre que cada tarde bebe solo, mientras la gente camina apurada y nadie repara en él.